¿Qué es un geriatra? La atención especializada que necesita a medida que envejece.

¿Qué es un geriatra? La atención especializada que necesita a medida que envejece.

 

A medida que las personas envejecen, sus necesidades de salud cambian, y también lo hace el tipo de atención que requieren. Un geriatra es un médico con formación especializada en la atención médica a personas mayores. Los geriatras son expertos en el proceso de envejecimiento y en las enfermedades y afecciones que pueden afectar a las personas mayores. Conocen las necesidades específicas de las personas mayores y les prestan una atención adaptada a ellas.

 

¿Qué es la geriatría? ¿Cuales son sus funciones?

La medicina geriátrica es una rama de la medicina que se centra en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades y afecciones que afectan a las personas mayores. También se centra en proporcionar una atención empática a los pacientes y sus familias, y en ayudarles a tomar decisiones informadas sobre su atención. Los geriatras están especialmente formados para reconocer y abordar los elementos físicos, mentales y sociales del envejecimiento.

La medicina geriátrica es un campo diverso, que abarca una gran variedad de especialidades médicas. Incluye geriatras, gerontólogos, enfermeras geriátricas, psicólogos geriátricos y trabajadores sociales, entre otros. También implica a un equipo multidisciplinario de profesionales sanitarios que trabajan juntos para proporcionar una atención integral a los pacientes mayores de 60 años de edad.

 

¿Qué tipo de pacientes necesitan un médico geriatra?

Los geriatras atienden a personas desde la prevención antes de tener cualquier enfermedad hasta personas mayores con enfermedades complejas, como Alzheimer, demencia, artritis, diabetes, cardiopatías o accidentes cerebrovasculares en conjunto con un equipo multidisciplinario. También atienden a personas con múltiples enfermedades crónicas, como hipertensión, colesterol alto u obesidad. Los geriatras también pueden atender a personas con depresión, ansiedad u otros trastornos mentales cuando tienen una causa clara como el duelo laboral, por la pérdida de un ser querido o la de una función corporal, cuando es un padecimiento que trasciende una causa única se coordina con psicología y psiquiatría.

Los geriatras también ofrecen cuidados preventivos, como pruebas de detección del cáncer que todos debemos realizarnos con regularidad y otras enfermedades que pueden desarrollarse y crear complicaciones significativas sin esta atención preventiva. También aconsejan sobre cómo mantenerse sano a medida que se envejece. También pueden ofrecer asesoramiento y apoyo a las familias que cuidan de un familiar.

 

¿Qué enfermedades trata un geriatra?

Los geriatras tratan toda la gama de enfermedades que afectan a las personas mayores, incluidas las relacionadas con el envejecimiento exitoso y el no exitoso es decir, cuando se tiene un estilo de vida o una predisposición personal o familiar para padecer ciertas enfermedades: entre ellas se incluyen las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes, la artritis, la enfermedad de Alzheimer, la demencia, las enfermedades renales y muchas otras. También tratan trastornos como la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental.

Los geriatras también pueden tratar de forma conjunta con otras especialidades afecciones relacionadas con la edad, como la osteoporosis, la pérdida de visión y audición, la incontinencia, las caídas y la fragilidad. También pueden proporcionar consejos y formación sobre cómo mantenerse sano a medida que se envejece, incluyendo ejercicio y nutrición.

Específicamente se enfoca en prevenir síndromes geriátricos así logrando una mayor funcionalidad es decir mayor autonomía e independencia a lo largo del envejecimiento.

 

¿Cuándo acudir a un geriatra?

Debemos acudir al médico anualmente toda la vida de forma preventiva, extraordinariamente cuando dejamos de ver al pediatra muchas veces desaparecemos del seguimiento médico hasta que tenemos un malestar. Es indispensable no acudir al médico solamente cuando tenemos molestias o preocupación por nuestra salud, el mejor momento para que un médico nos apoye es cuando no tenemos problemas e iniciamos un programa de prevención. Debemos acudir al geriatra si somos adultos de cualquier edad y queremos lograr un envejecimiento saludable. Adicionalmente si usted o un ser querido muestran signos de deterioro cognitivo, como pérdida de memoria, confusión o dificultad para realizar las actividades de la vida diaria, debería plantearse concertar una cita con un geriatra. Además, si sufre un problema médico agudo, como un derrame cerebral o una caída, debe buscar ayuda médica de inmediato en donde geriatría puede apoyar en la recuperación y disminuir el riesgo de padecer nuevamente esta patología en conjunto con neurología, cardiología y bariatría apoyando como médico de cabecera.

Es importante saber que los geriatras atienden a las personas mayores a largo plazo. Se centran en la atención preventiva y en ayudar a los pacientes a prevenir y controlar sus enfermedades crónicas.

Aptitudes técnicas y personales de un geriatra

Los geriatras poseen un conjunto único de habilidades técnicas y personales que les permiten proporcionar la mejor atención posible a sus pacientes. Comprenden el proceso de envejecimiento y las diversas enfermedades y afecciones que afectan a los adultos mayores. Están altamente capacitados para reconocer los componentes físicos, mentales y sociales del envejecimiento.

Los geriatras también poseen excelentes habilidades de comunicación, lo que les permite comunicarse eficazmente con sus pacientes y sus familias. Comprenden la importancia de proporcionar una atención compasiva y son expertos en ayudar a los pacientes y a sus familias a tomar decisiones informadas sobre su atención.

 

¿Qué hace un geriatra?

Un geriatra ofrece una atención integral a las personas mayores. Están altamente capacitados para reconocer y abordar los elementos físicos, mentales y sociales del envejecimiento. Trabajan con sus pacientes y sus familias para crear un plan de tratamiento adaptado a sus necesidades.Aconsejan sobre cómo mantenerse sano a medida que se envejece, incluyendo ejercicio y nutrición.

 

Ventajas de consultar a un geriatra

Consultar a un geriatra tiene muchas ventajas, sobre todo porque se enfocan en comprender el proceso de envejecimiento del ser humano lo cual permite prevenir a tiempo para lograr autonomía a largo plazo. Los geriatras son médicos expertos en el proceso de envejecimiento y en las enfermedades y afecciones que afectan a los adultos mayores. Conocen las necesidades específicas de las personas mayores y ofrecen una atención adaptada a ellas.

Los geriatras deben proporcionar una atención empática y son expertos en ayudar a los pacientes y a sus familias a tomar decisiones informadas sobre su atención.

 

Conclusión

A medida que las personas envejecen, sus necesidades sanitarias cambian, al igual que el tipo de atención que requieren. Un geriatra es un médico con formación especializada en la atención médica a personas mayores. Los geriatras son expertos en el proceso de envejecimiento y en las enfermedades y afecciones que pueden afectar a las personas mayores. Conocen las necesidades específicas de las personas mayores y les prestan una atención adaptada a ellas.

Los geriatras ofrecen atención preventiva, como pruebas de detección del cáncer y otras enfermedades. También aconsejan sobre cómo mantenerse sano a medida que se envejece. También pueden ofrecer asesoramiento y apoyo a las familias que cuidan de un familiar anciano.

Si usted o un ser querido muestran signos de deterioro cognitivo, como pérdida de memoria, confusión o dificultad para realizar las actividades de la vida diaria, debería plantearse concertar una cita con un geriatra. Consultar a un geriatra ofrece muchas ventajas, especialmente para los pacientes mayores de 60 años y sus familias.

 

Suscríbase gratuitamente a esta página para tener acceso a información profesional, actualizada y relevante sobre cómo evitar enfermedades y sus complicaciones para lograr un envejecimiento saludable.